‘La orilla de las letras’: Entrevista (17/12/17)

Cristina Monteoliva me entrevista para su blog literario ‘La orilla de las letras’, mientras compartimos un chocolate caliente en una fría tarde granadina. Hablamos del origen de Hijas de un sueño y algunas curiosidades.

La entrevista se publicó el 17 de diciembre de 2017.

CRISTINA MONTEOLIVA

Queridos amigos de La Orilla de las Letras, el frío invierno ha llegado y nosotros queremos combatirlo con el calor de las palabras de buenos escritores que, tan amablemente, contestan a nuestras preguntas. Así, comenzamos la semana con Gerardo Rodríguez Salas, autor que se estrena en el mundo de la ficción con Hijas de un sueño, el libro que también veréis reseñado en el blog.

Gerardo Rodríguez Salas, además de escritor de ficción, es Profesor Titular de Literatura Inglesa en la Universidad de Granada. En 1998 recibió una beca de La Caixa y The British Council con la que cursaría un Máster en Estudios de Género en la Universidad de Oxford (Reino Unido). En 2003, defendería su tesis doctoral sobre Katherine Mansfield, con la que obtuvo el Premio de Doctorado. En el terreno del ensayo, es autor de 3 libros de crítica literaria, 4 como editor y más de 25 capítulos de libro en editoriales como Routledge, Palgrave MacMillan, Continuum, Edwin Mellen, Verbum y Septem. Asimismo, ha publicado más de 40 artículos de teoría literaria en revistas de España, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, México, Argentina o India. Su investigación se centra en escritoras y escritores del siglo XX en lengua inglesa con perspectivas comunitarias y de género. Actualmente coordina el Máster Erasmus Mundus GEMMA de Estudios de las Mujeres y de Género en la Universidad de Granada.

Hijas de un sueño, como os decía antes, es su primera obra de ficción. Hablamos con él de ella y de otros temas. Sin más dilación, aquí van las palabras de Gerardo:

¿Cuándo comenzaste a escribir?

Ya desde pequeño hacía mis pinitos con cómics donde dibujaba a mis amigos y amigas de clase y los convertía en protagonistas de historias góticas y detectivescas. Se los pasaba por entregas semanales y causaba furor en las aulas del colegio (risas). Como adolescente escribía poemas y reflexiones personales y algún que otro relato, pero todo eso quedó escondido en el fondo de un cajón, porque necesitaba un impulso creativo que me naciera de las entrañas, y eso tardó en llegar.

¿Qué autores o libros crees que te han influenciado como escritor?

Los escritores somos un palimpsesto, un conjunto de textos que parecen borrados pero quedan ahí, en nuestro subconsciente. Mis influencias son de lo más variopintas, tal vez por mi bagaje como profesor de literatura en lengua inglesa que disfruta leyendo literatura en inglés y español. Además, en mi escritura me gusta jugar con la intertextualidad.

Si tuviera que seleccionar las influencias más importantes serían, sin duda, Katherine Mansfield y Federico García Lorca. Mansfield, la autora sobre la que redacté mi tesis doctoral, fue una de las grandes maestras del relato corto modernista en lengua inglesa, fuertemente influenciada por Chéjov. Recreaba escenas cotidianas donde los personajes, dibujados a través de toques impresionistas, se enfrentaban a momentos existenciales con una gran carga emotiva. Era una maestra en narrar con un lenguaje aparentemente sencillo pero cargado de significados y, para ello, retocaba sus relatos una y mil veces, como se observa en sus manuscritos, que tuve la ocasión de leer durante mi visita a Wellington en 2002, bajo la supervisión del Poeta Laureado Vincent O’Sullivan. Mi estilo se acerca en todo esto al de Mansfield.

Por otro lado, Federico García Lorca es un poeta granadino de proyección universal. Tuve la suerte de conocer de cerca su legado cuando mi hermano mayor trabajaba en el Patronato García Lorca junto a Juan de Loxa, que acaba de dejarnos y al que le teníamos mucho cariño. Yo era adolescente en esos momentos y mi gusto por la literatura se vio marcado por la doble faceta lorquiana: por un lado el surrealismo de su poesía más oscura (como Romancero gitano o Poeta en Nueva York) y por otro su teatro popular, cargado de dejes granadinos, como Bodas de sangre o Doña Rosita la Soltera. El espíritu de Lorca sin duda planea por mi libro.

A estos nombres debería añadir el círculo poético granadino, figuras como Ángeles Mora (a la que agradezco enormemente su prólogo para mi libro), Javier Egea o Luis García Montero, cuyas citas introducen muchos de mis relatos y marcan mi sensibilidad literaria.

¿Cuál ha sido el último libro que has leído? ¿Nos lo recomendarías?

Quién teme a Thelma y Louise, el último poemario de Mónica Doña. Sin duda, lo recomendaría porque es un libro que, sin necesidad de tomar distancia temporal, sé que pasará a ser un clásico. Dividido en tres secciones que juegan con el género detectivesco, nos hace primero un recorrido por la historia de mujeres icónicas de la cultura universal, luego se centra en su propia experiencia como mujer y cierra construyendo una genealogía de mujeres, con una carga poética y vital que no dejará indiferentes a los lectores y lectoras.

Hijas de un sueño es tu primer libro de ficción publicado. ¿Cómo surgió la idea de escribirlo?

Necesitaba, como decía antes, una fuerza creativa que me naciera de las entrañas. En junio de 2014 murió mi abuela mientras yo estaba de congreso en Londres y no pude asistir a su entierro. Cuando regresé, mi madre y mis tías me contaron que había muerto la noche de antes pero no dijeron nada a nadie hasta el día siguiente para velarla en la intimidad. Ahí supe que ya tenía la historia central de mi libro.

La mayoría de las historias de este libro tienen lugar en Candiles, un pueblo imaginario que se asemeja a muchos pueblos granadinos. ¿Por qué no situar la acción en uno de ellos?

Porque, aunque uno de mis objetivos es reflejar fielmente el dialecto granadino, mi objetivo final es transcender los límites geográficos y costumbristas y ofrecer un pueblo universal, que viaje en el recuerdo. Por eso no hay un solo Candiles. Quiero que cada lector y lectora creen su propio Candiles a través de las pinceladas impresionistas que yo vierto sobre el lienzo de mi libro.

Hijas de un sueño es, precisamente, un libro lleno de sueños y personajes femeninos. ¿Es casual esta combinación?

No, para nada. Este libro surge de mi enorme respeto hacia las mujeres de pueblo, a las que he tenido la suerte de conocer muy de cerca para darme cuenta de que son mujeres muy fuertes, pero soñadoras. El motivo del sueño apunta en esa dirección y hace alusión a que esos sueños ignorados por la Historia se hacen realidad en mi libro. El sueño también hace alusión a la delicada línea que separa la ficción de la realidad, con la que juego constantemente en este libro.

Algunos de los relatos de Hijas de un sueño recuerdan, por su temática unos, y por su estilo otros, a la literatura de Federico García Lorca. ¿Puede decirse que este libro es un homenaje a esta gran figura de las letras españolas?

Como decía antes, Lorca es una influencia central en mi vida personal y literaria. Por supuesto que hay un homenaje a esta figura y, de hecho, No duerme nadie es un diálogo directo con Poeta en Nueva York, hasta el punto de que voy citando pasajes que se entremezclan como en un tejido con mi propio cuento.

¿Cuál de los relatos te ha costado más escribir?

Sin duda, Babel. Es un relato que comienza con una brutal escena de violencia en grupo hacia una mujer en proceso de cambio de sexo, una escena que, desgraciadamente, está en todas las televisiones en las últimas semanas. Aunque se trata de un pasaje de apenas 20 líneas, tuve mis dudas de si mantenerlo por su dureza, pero al final decidí hacerlo porque quiero denunciar la brutalidad que implica cualquier acto de agresión sexual. A pesar de esta crudeza, es uno de los relatos más líricos que dibujan identidades sexuales fluidas, no estereotipadas. Es un tema complejo pero creo que he conseguido mi objetivo, denunciando este tipo de violencia y creando un espacio de empoderamiento para la comunidad LGTBI.

Hijas de un sueño está lleno de recuerdos y leyendas. ¿Te has basado en algún hecho real o todo ha salido de tu imaginación?

Hay mucha base autobiográfica, pero llevaba al terreno de la ficción. Me he basado en anécdotas que me han contado y en mis propias vivencias, pero el resultado es un libro que huele a verdad pero que he construido con la mano mentirosa del escritor. ¿Acaso no es ficción nuestra propia Historia?

Por cierto, ¿te consideras un soñador?

Sí, mucho, aunque con los años he aprendido a tener los pies bien anclados en el suelo.

¿Y es la vida un sueño?

Ésa es una de las dudas que me asaltan a diario. Yo estoy convencido de que sí, muy en la línea de Unamuno, aunque quizás con menos drama y dejando cierto margen a la voluntad humana. Pero sí, en el relato ‘A la vuelta de los sueños’ juego precisamente con ese tema y hago que los y las lectoras se cuestionen su propia realidad.

¿Qué esperas que encuentren los lectores en Hijas de un sueño?

Una novela fragmentada, un puzle que tienen que armar ellos y ellas, porque odio la lectura pasiva. Espero que descubran la riqueza de personajes y de temas (violencia de género, memoria histórica, identidad sexual, historia y leyenda de las mujeres rurales, racismo, religiosidad, etc). Espero que consigan ver la luz de este pueblo imaginario que les va a alumbrar con la magia del pasado y de los recuerdos. Volverán con un regusto a sueños y una duda: ¿Qué mundo es más real?

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?

Aún es pronto para hablar de eso, porque quiero disfrutar a mis hijas, que he tardado tres años en gestar. Pero ya tengo ideas para otra colección de relatos, muy alejados del mundo rural, pero también con un hilo conductor. Asimismo tengo ideas para una novela mezcla de bildungsroman y novela de campus. A ver si se materializan.

¿Te gustaría añadir algo antes de acabar esta entrevista?

Ha sido un placer charlar contigo compartiendo chocolate caliente en una fría tarde granadina de diciembre. Espero que tú hayas encontrado tu propio Candiles.

Muchas gracias a ti, Gerardo, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos personales. Espero que Candiles llegue a muchos lectores para calentar sus corazones y que tengamos oportunidad de tomar muchos más chocolates calientes en Granada.

Y a vosotros, amigos lectores, gracias una vez más por estar al otro lado de la pantalla. Ya sabéis: ahora, ¡a leer!

Entrevista en ‘La orilla de las letras’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s